Articles

El Universal; Impunes, ataques a periodistas y activistas

04 de febrero de 2012

En un comunicado, la oficina de Derechos Humanos y la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) repudiaron el asesinato del activista Nepomuceno Moreno Núñez, integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, ocurrido el pasado 28 de noviembre en la ciudad de Hermosillo, Sonora, y el atentado contra Norma Andrade, copresidenta de la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa, en Ciudad Juárez. Chihuahua.

Impunes, ataques a periodistas y activistas

Ombudsman de Sinaloa critica magros avances en investigaciones

Martes 06 de diciembre de 2011 Javier Cabrera Corresponsal | El Universal

CULIACÁN

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) sostuvo que México es un país de alto riego para ejercer el periodismo por la impunidad con que se desarrollan las agresiones, homicidios y desaparición de comunicadores. Esto, después de que Sinaloa ha sido foco a nivel nacional e internacional por el asesinato de un reportero y otros ataques a miembros del gremio.

Destacó que también los activistas son víctimas de ataques.

En la presentación del informe sobre la libertad de expresión, el representante del Alto Comisionado de la oficina de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU-DH), Javier Hernández Valencia, señaló que esta impunidad alienta a la delincuencia y a los políticos a agredir a los trabajadores de los medios de comunicación. “No sólo se carece de respuestas concretas en los diversos casos de agresiones, amenazas y homicidios de este gremio, sino que ahora los activistas de los derechos humanos son víctimas de la represalia”.

Reclamo en Sinaloa

En el evento, Balobina Flores, corresponsal de Reporteros sin Fronteras. dijo que este año van siete comunicadores asesinados en el país.

La corresponsal reclamó que en Sinaloa permanecen impunes los homicidios del reportero gráfico Gregorio Rodríguez Hernández, el 28 de noviembre de 2004; de José Luis Romero, reportero de temas de seguridad, en enero de 2010, y el de Humberto Millán Salazar, director de un Diario Digital, en agosto de 2011.

Tampoco se ha castigado a quienes atacaron con armas de fuego y detonaciones de artefactos las instalaciones de los diarios locales Noroeste y El Debate, y el semanario Río Doce.

El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Juan José Ríos Estavillo, también lamentó la falta de avances en las investigaciones judiciales de los diversos hechos de violencia en que se han visto expuestos periodistas en Sinaloa.

El presidente de la Asociación de Periodistas Siete de Junio, José Alfredo Beltrán, dijo que es necesario que los periodistas se unifiquen y busquen medidas de autoprotección, ante la ausencia de una respuesta efectiva por parte de las autoridades que conlleve la intención de garantizar, no sólo la libertad de expresión, sino su ejercicio.

Amenazas contra activistas

Javier Hernández Valencia condenó los ataques contra activistas en los estados y la falta de protección del gobierno.

En un comunicado, la oficina de Derechos Humanos y la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) repudiaron el asesinato del activista Nepomuceno Moreno Núñez, integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, ocurrido el pasado 28 de noviembre en la ciudad de Hermosillo, Sonora, y el atentado contra Norma Andrade, copresidenta de la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa, en Ciudad Juárez. Chihuahua.

Las organizaciones señalan que tanto Nepomuceno Moreno como Norma Andrade han destacado por transformar el dolor por la desaparición y asesinato de su hijo e hija, respectivamente, en causa de vida en favor de la justicia y la promoción de los derechos humanos.

A partir de la desaparición de su hijo, Jorge Mario Moreno León, ocurrida en julio de 2010, Nepomuceno demandó el esclarecimiento de su paradero y el castigo a los responsables.

Por su parte, Norma Andrade, desde el asesinato de su hija, Lilia Alejandra García Andrade, ocurrido en febrero de 2001, inició su labor como defensora de derechos humanos de las mujeres, en particular, exigiendo justicia para las víctimas de feminicidio en el estado de Chihuahua.

La organización que copreside, Nuestras Hijas de Regreso a Casa, ha recibido múltiples amenazas y actos de hostigamiento, refirió la oficina de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas.