Articles

El Universal, Desalojo de normalistas desata violencia

16 de octubre de 2012

Tras la operación policiaca, en diferentes puntos de Michoacán normalistas e integrantes de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL) y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) bloquearon vialidades importantes de la capital del estado y de la meseta purépecha, además de tomar la caseta de peaje de Uruapan, para exigir la liberación de los detenidos.

La CNTE condenó el abuso de la fuerza física de policías federales y estatales, por lo que anunciaron un paro indefinido de labores, además de una marcha vehicular de Morelia a Tiripetío. Unos 200 normalistas se plantaron frente a las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado, donde fueron llevados los detenidos, para exigir la liberación de sus compañeros.

Desalojo de normalistas desata violencia

En Michoacán, en un operativo en el que participaron más de mil 300 policías federales y estatales, se logró la recuperación de vehículos y planteles que los alumnos tenían en su poder desde hace más de una semana; varias unidades fueron incendiadas. Al menos 176 estudiantes quedaron detenidos

Martes 16 de octubre de 2012 Corresponsalía | El Universal

Comenta la Nota

MORELIA

Luego de que policías federales y estatales desalojaron a normalistas que mantenían retenidos vehículos y planteles en los municipios de Arteaga, Cherán y Tiripetío, el gobernador michoacano Fausto Vallejo sostuvo que “una cosa es la tolerancia y la manifestación de las ideas y otra que se transgreda la ley”.

Al hacer un balance del enfrentamiento, el mandatario dijo que “había inconformidad de la población, por la retención de vehículos, lo que generó una imagen de violencia, además de afectar la vida económica del estado, que de por sí ya es precaria”. Dijo que de ser necesario “se aplicará nuevamente la ley a todos aquellos que están violando el Estado de derecho con manifestaciones ilícitas”.

Durante la madrugada del lunes fueron desalojados y detenidos 176 normalistas (168 en Tiripetío, seis en Uruapan y dos en Arteaga), y se recuperaron 82 vehículos que mantenían retenidos; 13 más fueron incendiados y uno resultó con daños.

En el operativo conjunto entre los gobiernos federal y del estado participaron más de mil 300 elementos que hicieron uso de la fuerza pública, lo que ocasionó manifestaciones de los vecinos y respuesta inmediata de los padres de familia.

Los estudiantes de Tiripetío incendiaron al menos ocho vehículos y utilizaron piedras y bombas molotov para tratar de impedir la entrada de los uniformados, que con toletes y gases lacrimógenos se abrieron paso en una acción que duró más de 90 minutos. Casi todos los jóvenes tenían golpes en rostro y cuerpo.

Al menos ocho policías federales resultaron heridos en Tiripetío; tres se reportan delicados de salud. Un elemento del Grupo de Operaciones Especiales y otro policía federal salieron lesionados en Cherán.

En un comunicado de prensa, la administración estatal aseguró que en todo momento se ha privilegiado el diálogo, la legalidad, el respeto y el reconocimiento y no el chantaje ni la violencia. “La tolerancia mal entendida que transgrede la legalidad se llama impunidad, y es el gran mal contra el que estamos luchando”.

El gobierno estatal dijo que coadyuvó en el operativo federal y actuó con absoluto apego a derecho y conforme a los cauces legales que para estas situaciones están previstos, “pues en esta administración no podemos permitir la impunidad ni el atropello de los derechos de la sociedad por la cerrazón y sinrazón de unos cuantos”.

Tras la operación policiaca, en diferentes puntos de Michoacán normalistas e integrantes de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL) y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) bloquearon vialidades importantes de la capital del estado y de la meseta purépecha, además de tomar la caseta de peaje de Uruapan, para exigir la liberación de los detenidos.

La CNTE condenó el abuso de la fuerza física de policías federales y estatales, por lo que anunciaron un paro indefinido de labores, además de una marcha vehicular de Morelia a Tiripetío. Unos 200 normalistas se plantaron frente a las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado, donde fueron llevados los detenidos, para exigir la liberación de sus compañeros.

Normalistas y moradores de las casas del estudiante nicolaíta bloquearon la salida a Pátzcuaro, a la altura de la colonia La Huerta, pero elementos de la Policía Federal y del estado de Michoacán los desalojaron. En el operativo fueron detenidos siete estudiantes más.

La mayoría de los jóvenes manifestantes echaron a correr al ver la presencia de la policía. Varios comercios de la colonia La Huerta cerraron; no obstante, algunos fueron saqueados por los estudiantes. Los uniformados lanzaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

El dirigente y ex dirigente de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, Juan José Ortega Madrigal y Jorge Cázares Torres, respectivamente, fueron detenidos por equivocación, pero fueron puestos en libertad, indicó el secretario de Gobierno, Jesús Reyna.

El funcionario aseguró que la detención de los dirigentes fue producto de la confusión por el operativo para liberar la salida a Pátzcuaro. Dijo que tras la intervención en las normales hay tensión, aunque confió en que en los próximos días todo vuelva a la normalidad.