Articles

La Jornada; Aterrorizan paramilitares y narcos Coyuca de Catalán

28 de noviembre de 2012

Dijo que la salida de las familias se apresuró tras el asesinato de Celso Chávez Segura y Fortino Méndez Segura, sobrinos de la dirigente de los campesinos ecologistas de La Laguna, perpetrado el 11 de noviembre pasado.

Al menos 45 familias vuelven a buscar refugio en Puerto las Ollas

Aterrorizan paramilitares y narcos Coyuca de Catalán

El 11 de noviembre asesinaron a dos sobrinos de dirigente ecologista

Secretario de Gobierno promete pedir apoyo al Ejército para el traslado

Sergio Ocampo Arista

Corresponsal

Periódico La Jornada

Miércoles 28 de noviembre de 2012, p. 36

Chilpancingo, Gro., 27 de noviembre. Unas 45 familias de cuatro comunidades del municipio de Coyuca de Catalán, en la Sierra Madre del Sur, se refugiarán de nuevo en el poblado de Puerto las Ollas debido a la violencia de grupos paramilitares y de la delincuencia organizada, informó Manuel Olivares, secretario técnico de la Red Guerrerense de Organismos de Derechos Humanos.

Las familias, la mayoría formadas por mujeres y niños de las comunidades La Laguna, Hacienda de Dolores, El Pescado y Los Ciruelos, partirán este miércoles a Puerto Las Ollas, a 80 kilómetros (todos estos poblados están en Coyuca de Catalán). En abril de 2011 buscaron refugio por la misma situación, pero regresaron en noviembre de ese año.

Olivares explicó que desde hace varias semanas la defensora de los bosques Juventina Villa Mojica ha denunciado constantes amenazas de grupos paramilitares y de la delincuencia organizada que operan en esa zona.

Dijo que la salida de las familias se apresuró tras el asesinato de Celso Chávez Segura y Fortino Méndez Segura, sobrinos de la dirigente de los campesinos ecologistas de La Laguna, perpetrado el 11 de noviembre pasado.

Mencionó que en esa ocasión los delincuentes, con equipos de radiocomunicación, advirtieron a los policías estatales que se fueran "porque no iban a perdonar a nadie. Por eso pedimos hace casi un mes al secretario de Gobierno, Humberto Salgado Gómez, que enviara más efectivos".

La gente, manifestó, no se siente segura a raíz de los asesinatos de al menos cinco pobladores –probablemente perpetrados por talamontes–, entre ellos Andrés Díaz Ayala y su hijo Jorge Díaz Zarco, originarios de la comunidad Los Gachupines. Un día después fueron asesinados los dos sobrinos de Juventina Villa, cerca del poblado Hacienda de Dolores. Dos días antes, Argelia Díaz Pérez y su esposo Isidro Benítez Hernández fueron atacados en Piedra Colorada. Ella murió.

En entrevista, el defensor de los derechos humanos destacó que el pasado lunes se reunieron en Acapulco con el secretario de Gobierno para que les ayude a trasladar a más de 100 personas a Puerto las Ollas.

Aseguró que el funcionario estatal se comprometió a solicitar apoyo al Ejército Mexicano para trasladar a las más de 45 familias, "pues hay puntos del trayecto que están cerrados por los grupos delincuenciales".

Originalmente iban a salir 32 familias, pero el número se incrementó a cerca de 45.

Mencionó que, además de la inseguridad, la región padece "una crisis alimentaria debido a que los campesinos no pueden recoger las cosechas por temor a ser asesinados en sus campos".

Finalmente, Manuel Olivares dijo que informarán de la salida de los pobladores de las cuatro comunidades al Alto Comisionado de la ONU en México, a Amnistía Internacional y a la Cruz Roja Internacional.

Los campesinos ecologistas informaron que su salida es definitiva, por falta de garantías.