Lado B; “La pobreza es un grave problema de derechos humanos” en México: Amnistía 2 de agosto de 2013

, popularidad : 6%

“La pobreza es un grave problema de derechos humanos. Cuando hablamos de pobreza hablamos de falta de agua, de falta de acceso a servicios de salud y educación, de ausencia de una vivienda digna, de hambre. Por eso la lucha contra la pobreza debe poner los derechos humanos en el centro y adoptar un enfoque de derechos que permita garantizar una vida digna a todas las personas en México”, señaló Daniel Zapico, representante en México de Amnistía Internacional.

“La pobreza es un grave problema de derechos humanos” en México: Amnistía

31 julio, 2013

Amnistía Internacional

Los datos dados a conocer ayer por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) reflejan la gravedad de las condiciones que enfrentan los 53.3 millones de personas en el país, que según las cifras oficiales se encuentran viviendo en situación de pobreza.

Amnistía Internacional considera que la magnitud completa de la pobreza en México podría ser aún más escalofriante.

La mayor parte la población en México, al menos 86.9 millones de personas, se enfrentan a lo que el CONEVAL define como al menos una carencia social. Lo cual significa que además de las 53.3 millones de personas, existen 33.6 millones en una situación de extrema fragilidad ante el riesgo de caer en la pobreza.

Amnistía Internacional (AI) considera que la pobreza en México se ha alimentado de la falta de voluntad de las autoridades, que al tiempo que se han comprometido a poner fin a la pobreza se han quedado cortas al momento de implementar políticas efectivas para combatirla.

“La pobreza es un grave problema de derechos humanos. Cuando hablamos de pobreza hablamos de falta de agua, de falta de acceso a servicios de salud y educación, de ausencia de una vivienda digna, de hambre. Por eso la lucha contra la pobreza debe poner los derechos humanos en el centro y adoptar un enfoque de derechos que permita garantizar una vida digna a todas las personas en México”, señaló Daniel Zapico, representante en México de Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional ha estado atenta a los planes de combate al hambre y la pobreza anunciados por la administración del Presidente Peña Nieto. La organización considera positivo que se asuman estos compromisos pero continúan preocupada porque estos anuncios no han establecido objetivos claros y medibles, plazos, acciones específicas. Los mecanismos de rendición de cuentas que son un componente fundamental para garantizar que las acciones sustantivas sean implementadas, han estado notoriamente ausentes tanto en discurso y como en acciones.

“Detrás de estas cifras, se encuentran personas con historias de injusticia, desposesión, discriminación e inseguridad. En tanto estas historias no sean escuchadas, los responsables difícilmente rendirán cuentas”, añadió Daniel Zapico.

Así mismo es fundamental contar con la participación efectiva de quienes sufren situaciones de pobreza para poner fin a estas inaceptables cifras.

La organización señala que la falta de acceso a recursos efectivos que permitan a las personas que viven en la pobreza exigir soluciones a los graves abusos y privaciones de los cuales son víctimas ha contribuido a agravar esta situación.

El gobierno de México tiene aún la oportunidad de mostrar su compromiso con la lucha contra la pobreza y el respeto a los derechos humanos con pasos concretos. Para ello, Amnistía Internacional espera que el gobierno mexicano adopte medidas efectivas entre las que se incluye la firma y adopción del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Protocolo Facultativo) y de esta forma abrir las puertas a nuevos mecanismos que permitirán que quienes viven en la pobreza puedan acceder a instancias internacionales para exigir sus derechos.

“La firma del Protocolo Facultativo no solucionará por si misma el complejo problema de la pobreza pero es un paso fundamental para el empoderamiento de quienes viven en estas condiciones y una muestra del compromiso de las autoridades para poner fin a esta tragedia” agregó Zapico.

Han pasado ya cuatro años desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el Protocolo Facultativo y lo puso a disposición de los estados para su firma. Desde entonces nueve países de América Latina han firmado ya este instrumento. AI considera que el que México se esté quedando atrás compromete seriamente la credibilidad de su discurso en cuanto a la erradicación de la pobreza.

Ante las escandalosas cifras que se presentan AI hace un urgente llamado al presidente Enrique Peña Nieto para que sin mayor dilación se firme el Protocolo Facultativo, y al Senado para que lo ratifique sin dilación tras esa firma.

Ver en línea : “La pobreza es un grave problema de derechos humanos” en México: Amnistía

Navegar por las

AgendaTous les événements

enero de 2018 :

Nada para este mes

diciembre de 2017 | febrero de 2018