Zapateando; Majloc, poeta y defensor de la vida 6 octubre 2013

, popularidad : 8%

El gobierno veracruzano liberó bajo caución a este reportero y activista, después de apresarlo en el desalojo violento del plantón de profesores en Xalapa, Veracruz. Falta que quede libre de todo cargo y se castigue a los autores intelectuales de una represión cuyas heridas aún no cierran.

http://desinformemonos.org/

Me han liberado sus voluntades, sus gargantas tenaces bajo la lluvia, su ser marchando, su hermanada lucha, la indignación puesta en movimiento”.

Zapatenado

Xalapa, Veracruz. “Hay veces que las letras no son suficientes para dibujar un corazón, ni una mente, ni un hueco ardiente, que deja en una esposa, en una familia, en muchos humanos una cruel lapidación, ritual ofensivo de necios que creen que mandando apuñalar a un joven, matan su idea, que merman su convicción”. En la palabra de Mariano Arellano se refleja un movimiento pacífico y rebelde.

El gobierno veracruzano liberó bajo caución a este reportero y activista, después de apresarlo en el desalojo violento del plantón de profesores en Xalapa, Veracruz. Falta que quede libre de todo cargo y se castigue a los autores intelectuales de una represión cuyas heridas aún no cierran.

A Juan Alberto Arellano Mariano se le llama Majloc, como su voluntad quiere. En él se refleja un poco el perfil de los solidarios, los que acompañan, alientan, apoyan y protegen al movimiento social, y defienden el derecho a defender nuestros derechos y a tenerlos, simplemente.

Xalapa tiene una conexión histórica muy fuerte con la ciudad de México y con el pulso de los movimientos nacionales. Se puede rastrear en las movilizaciones contra los fraudes electorales en 1988, 2006 y 2012; contra la imposición de la planta nuclear de Laguna Verde por los gobiernos de Carlos Salinas, Gutiérrez Barrios y Dante Delgado; el apoyo a las iniciativas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), especialmente en 1994, 2001 y 2006, y en uno de los más fuertes y solidarios mítines de la caravana al sur del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

En la represión, Xalapa corre una suerte muy cercana a la ciudad de México: en 1968, ocurrió unas semanas antes que la de Tlatelolco, y en Xalapa las movilizaciones de ese año fueron en apoyo a una huelga magisterial. El 20 de noviembre de 2012 ocurrió una represión selectiva y muy bien operada por uniformados y priistas de civil, contra integrantes de la Asamblea Estudiantil Xalapeña. El hecho fue previo a la protesta del 1 de diciembre de 2012 en San Lázaro –en la capital del país- contra la toma del poder ejecutivo por parte de Enrique Peña Nieto. El 14 de septiembre de 2013, apenas una noche después del desalojo violento del Zócalo por los gobiernos de Peña Nieto y de Miguel Ángel Mancera, se repitió la operación en la Plaza Lerdo, pero por parte de la policía estatal veracruzana.

La llamada “noche de los bastones eléctricos”, los policías llevaron la consigna de golpear. Los maestros comenzaron a retirarse pacíficamente, previo acuerdo (al igual que en el Zócalo), pero la policía cargó contra ellos violentamente. Algunos estudiantes hicieron una valla para tratar de contener la embestida y dar tiempo a los maestros de huir, pero fueron atacados a golpes, e incluso las reporteras fueron agredidas -una golpeada y apresada. Les quitaron sus equipos, se los robaron, o al menos les obligaron a borrar las fotos. Majloc se retrasó en la huida pues grababa video; fue detenido, golpeado e incriminado con delitos fabricados: portación de arma y de una gran cantidad de bolsas de cocaína y de marihuana.

Gracias a la amplia resonancia de la denuncia y la condena de organizaciones civiles, así como a las multitudinarias marchas frente el Ministerio Público bajo el grito: “¡libertad, libertad!”, Majloc fue liberado bajo caución. El gobierno estatal se comprometió a retirar los cargos, porque no se trata de un delito, sino de represión política. Falta lograr que cumplan su palabra y liberen totalmente al fotorreportero.

El perfil de Majloc retrata a buena parte de la juventud y de la sociedad movilizada hoy en Xalapa, en otros lugares de Veracruz y de todo México. Además de fotógrafo que publica en Zapateando y otros medios libres, Majloc es ambientalista, defensor de la paz y del derecho ciudadano a manifestarse. Su militancia civil incluye su dedicación al arte, también como activista en el colectivo Adict@s a la Poesía.

Esta vena literaria retrata una palabra comprometida, una poesía cotidiana, social, que no ha pasado por la pasteurización que quiso dejar a la poesía, al arte y hasta al pensamiento en el sarcófago de la neutralidad ideológica y política.

Ante el asesinato de Noé, quien iba a inaugurar un encuentro del Movimiento Mexicano contra las Represas y en Defensa de los Ríos en Amatlán de los Reyes, comunidad amenazada por el megaproyecto de presa El Naranjal, Majloc escribió un poema:

No se dice

Algunas cosas no se dicen, se admiran, se plasman en la tierra como se siembra una planta, una milpa, como la pizca de maíz.

Unas cosas no se dicen, se sienten como las ganas de vivir. Hay cosas que se transmiten con ejemplo, haciendo de la basura figuras, de los sobrantes arte, haciendo un mundo reciclable.

Hay mentes indómitas, que traen el brío de nuestros guerreros ancestrales, que traen la voz del pájaro cenzontle, que lo mismo lo traducen en la guitarra, el sax, el clarinete o una poesía estridente.

Hay manos que defienden la vida, hay otras que la crean, ahí va la vibra y visión del buen artesano, del escultor. Algunos dichos rezan que el muerto no murió, que está en su obra, está en los ideales que habitaron su corazón, defender a la tierra, expandir la cultura, el respeto a la natura, la paz entre los hermanos del mundo, de la nación. Hay veces que las letras no son suficientes para dibujar un corazón, ni una mente, ni un hueco ardiente, que deja en una esposa, en una familia, en muchos humanos una cruel lapidación, ritual ofensivo de necios que creen que mandando apuñalar a un joven, matan su idea, que merman su convicción.

Los ríos no se venden, con la VIDA se defienden.

Noé no claudicó.

Majloc también escribió un poema para el aniversario del asesinato de la corresponsal de Proceso en Veracruz, Regina Martínez. Algunos de estos poemas fueron leídos en el contexto de las movilizaciones o de los homenajes, como el que Radio Teocelo hizo a Martínez. Otros, especialmente los líricos, los comparte en las lecturas en voz alta de Adict@s a la poesía.

Cuando fue, como parte del equipo de Zapateado, a Suljaa, Guerrero, a una de las actividades de Radio Ñomndaa, Majloc escribió un poema que, entre otras cosas, dice:

La palabra del agua

escurre entre todos los pueblos,

los pensamientos de la tierra:

costa y montaña

emana de todos los cerros,

y se vierte y toma fuerza

en el corazón mismo del pueblo.

Majloc representa a la gente a quienes los medios quieren etiquetar de “violenta” para justificar la represión de los gobiernos federal, del Distrito Federal, de Veracruz y de otros estados. No es el único caso de un integrante de medios libres agredido. Lo han sido también los de Cronopios Multimedios, Regeneración Radio, Agencia Subversiones, e incluso reporteros de medios empresariales, como Plumas Libres, en Xalapa.

Alberto Arellano expresó, tras su excarcelación: “Me han liberado sus voluntades, sus gargantas tenaces bajo la lluvia, su ser marchando, su hermanada lucha, la indignación puesta en movimiento. Me han libertado la unidad de un pueblo, la unidad de estudiantes, de ambientalistas, de maestros, me han libertado las letras, la poesía, las fotos en los libres medios. Han libertado mi ser completo que se sintió cautivo sólo hasta que no escuché desde el celado, un impetuoso y solidario ‘libertad, libertad, libertad’, que hizo temblar el recinto mientras lloraba el cielo.”

Esas voces que hicieron temblar el recinto deben seguir alzadas, hasta que la libertad sea completa para Majloc y para todos.

Publicado el 30 de septiembre de 2013

Ver en línea : Majloc, poeta y defensor de la vida

Navegar por las

AgendaTous les événements

junio de 2018 :

Nada para este mes

mayo de 2018 | julio de 2018