La Jornada: La violencia que no cesa, la protección que no alcanza - comentarios