Policías estatales, los principales agresores de activistas en México - comentarios